Tarde de poesía

Ayer fue un día especial. No sólo porque fue el día de la madre; ayer, por primera vez, fui a un recital de poesía.

Sí, reconozco que hay noches, aquí en la biblioteca, en las que para pasar el rato, solemos recitar pasajes de nuestras historias y los libros de poesía nos deleitan con sus poemas, pero no es lo mismo.

Ayer una lectora me había llevado en su bolso. Estaba tan enganchada con mi lectura, que me fue leyendo en el autobús.

Ains… ¡Qué delicia! ¡Qué satisfacción!

Bueno, paro, que me estoy emocionando y no es de eso de lo que quería hablaros.

Socorro, la poetisa, es una mujer en cuyo rostro se refleja una edad que no corresponde a su alegría de vivir o a las sus ganas de crear. Nos desgranó, emocionada, sus hermosas poesías. Mis caracteres se apretujaron para no perderse ni una sola palabra, ni una sola inflexión, de aquellas “Teselas”, como las había llamado Socorro.

Luego, una jovencita tocó el piano con mucho sentimiento y mis hojas se esponjaron de gozo.

Aún no me había recuperado de ese éxtasis, cuando una mujer me llevó al limbo con las notas de su flauta travesera. Por un momento, creí estar en un bosque, escuchando el sonido de la brisa entre el follaje o el aleteo de los pájaros.

Ains, ¡qué dulzura…!

Ander, un joven poeta, nos hizo reír y disfrutar, con la interpretación de sus poemas. Llegará lejos, no me cabe la menor duda.

Fue una pena que mi lectora tuviera que marcharse antes de que acabara el evento, ¡con lo que estaba disfrutando! Sé que a ella tampoco le hizo gracia tener que irse, pero no lo quedó más remedio.

Me gustaría mucho volver a asistir a otra tarde de poesía, así que si sabéis de otra, por favor, por favor, llevarme con vosotros.

Hasta otra.

Todos los derechos reservados©

6 comentarios:

Doña María 3 de mayo de 2010, 22:35  

Bueno pero, además de música y poesía, ¿en esos recitales hay también comida? Porque si la respuesta es sí, me apunto al siguiente. Cualquier cosa por un canapé.
Un abrazo

Pilar Cabero 3 de mayo de 2010, 23:18  

Si no le importa que sean las patatas fritas y los cacahuetes que venden en el bar...
Pese a todo, no deje de venir; le gustará.
Besitos

Amber lake 6 de mayo de 2010, 20:35  

¡Qué contento se le ve con esa nueva experiencia! Es un encanto.

Pilar Cabero 6 de mayo de 2010, 20:46  

Sí, Amber. Se lo pasó muy bien.
Ya ves que tiene ganas de repetir.
Besitos

Anna 7 de mayo de 2010, 13:46  

hola pilar. De nuevo estoy por aqui.
valla cuanto de bueno me he perdido.
Bueno un saludo y que sepas que sigo tu blog.
un beso guapa

Pilar Cabero 7 de mayo de 2010, 13:59  

No te preocupes, Anna, en seguida te pones al día.
Besitos

Pilar Cabero - escritora

Pilar Cabero - escritora
Bienvenida amable lectora y también a ti, lector, a mi humilde casa. Elige un sitio para sentarte y ponte lo más cómodo posible. Sí, ese de ahí está bien. Deja las prisas fuera y disfruta del momento. Puedes quitarte los zapatos y arrellanarte en el sofá. Si tienes paciencia y esperas un poco, pondré algo de música para ambientar. Espero que pases un rato agradable y siéntete como en tu casa.

Puedes escribirme en: correo
Gracias por tu visita.

Traductor (Translate)