Entre lo dulce y lo amargo - fragmento


¡Hola!

Muchas personas me han pedido que cuelgue algún trozo de la novela que he terminado. Hoy he encontrado un ratito para entrar en el blog y cumplir ese deseo. Este es un fragmento del prólogo.

Espero que os guste.

Muchos besos.

María miró aquellos ojos, tan oscuros como el chocolate, debatiéndose entre asentir o negar la promesa. No quería que se fuera. ¡Virgen Santa! No podría soportar tanto tiempo lejos de él. Desde que se conocieron, de niños, nunca habían estado más que unas semanas separados. Ahora deberían estar meses o años sin verse. ¡Era demasiado!

—¿Me lo prometes? Di que me esperarás —insistió Samuel, acariciándole la mejilla con delicadeza.

—Sí, te esperaré —musitó al fin, con los ojos cerrados, demasiado triste para mirarlo.

—Te quiero, María. No lo olvides. Yo también sufriré al no estar contigo…

—¡Pues no te vayas! Quédate aquí —suplicó, antes de apoyar la cara en la mano cálida de él—. Por favor. No te marches.

4 comentarios:

Xavier Beltrán 28 de enero de 2012, 23:32  

Huy, cuánto sentimiento en un fragmento tan chiquitín. Me parece que tu novelas no promete emociones fuertes. ¡Habrá que andar con ojo!

Un saludito.

Pilar Cabero 29 de enero de 2012, 13:41  

Jajaja, Xavier. En realidad no soy yo, son los propios personajes los que andan con los sentimientos a flor de piel.
Gracias por entrar.
Besos

Tamara/Martika 14 de febrero de 2012, 21:40  

Qué angustia, ¿qué hará María? ¿le esperará? ¿él volverá? ¿la encontrará esperándole? Si ella no le espera ¿qué ha pasado por su mente para no hacerlo? Pilar me muero de ganas por leer la historia y todavía falta mucho ... buahhhhh.

Me encanta este fragmento.
Besotes

Pilar Cabero 14 de febrero de 2012, 21:55  

Gracias, Tamara.
No te angusties, no queda tanto (te lo dice la que se está comiendo las uñas por las ganas de saber cómo será la portada; y ya no hablo de tenerla en las manos, jajaja)

A ver si cuelgo algún trocito más.

Un beso, cielo.

Pilar Cabero - escritora

Pilar Cabero - escritora
Bienvenida amable lectora y también a ti, lector, a mi humilde casa. Elige un sitio para sentarte y ponte lo más cómodo posible. Sí, ese de ahí está bien. Deja las prisas fuera y disfruta del momento. Puedes quitarte los zapatos y arrellanarte en el sofá. Si tienes paciencia y esperas un poco, pondré algo de música para ambientar. Espero que pases un rato agradable y siéntete como en tu casa.

Puedes escribirme en: correo
Gracias por tu visita.

Traductor (Translate)