De nuevo por aquí

Espero que perdonéis esta tardanza. Me han prestado varias veces y no me han dado tiempo ni de acomodar mis hojas.

¿Suena a queja? ¡¡¡No!!! Estoy encantado con no parar.

Ya sabéis lo mucho que me gusta que me lean.

La única pega es que deseaba poder estar con vosotros para contaros lo que sucedió en la comida de Darío y Marta. ¡¡¡Qué emoción!!!

Ay, qué nervios tenía yo. No sabía qué esperar de ese encuentro, así que me preparé para cualquier cosa.

Cuando llegamos (Marta me llevaba en la mano), Darío ya estaba allí. Me sorprendió ver lo desmejorado que estaba y la tristeza que reflejaban sus ojos.

Su hija le dio un par de besos antes de sentarse a la mesa, frente a él y le pidió le hablara de Dorotea.

Conforme el anciano iba explicando sus sentimientos hacía la mujer, vi que ella apretaba los labios: no le gustaba saber que otra había ocupado el corazón de su padre. Ese lugar que hasta entonces había pertenecido a su madre.

—Nunca olvidaré a Clara, hija. Ella fue mi primer amor —dijo Darío, al adivinar el pesar de Marta—. Dorotea es un bálsamo para mi soledad. Es un amor maduro; diferente. La quiero mucho y sé que ella también me quiere. Estoy cansado de estar solo.

—No estás solo. Nos tienes a nosotros —protestó Marta.

—No es lo mismo. Tenéis vuestra vida… estáis ocupados con vuestras cosas… No te ofendas, hija —se apresuró a decir al ver que ella se envaraba—, no te lo estoy echando en cara. Es lo normal. —Miró al suelo con tristeza, antes de continuar—: Añoro los besos de “buenas noches” y los de “buenos días”, comentar las noticias con alguien, cocinar para dos… Echo de menos compartir el baño por las mañanas, que me abracen y abrazar; pelearme por el mando de la tele… ¿Es tan raro?

Pude ver que Marta se sonrojaba. Por mi parte sentí tanta pena, que temí que mis caracteres resbalasen por el papel como lágrimas negras.

—Lo siento mucho. He sido muy egoísta contigo. Me gustaría conocer a Dorotea y pedirle disculpas —musitó, cabizbaja.

Yo estaba tan angustiado, que me costó entender lo que había dicho.

¡¡¡Por Cervantes!!! Quería conocer a Dorotea. Eso sí que era una buena noticia.

Disculpad por no haber escuchado lo que le contestó Darío, pero es que en ese momento alguien pasó muy cerca de la mesa y me tiró al suelo. ¡Es que van sin mirar!

¡Vaya golpetazo! Aún me duele el lomo.

Hoy he regresado a la biblioteca, por lo que no sé si el encuentro ha tenido lugar. En cuanto sepa algo, os lo cuento.

Hasta otra.

Todos los derechos reservados©

14 comentarios:

Anna 15 de abril de 2010, 16:27  

¡¡ Que buena noticia !! al fin parece que Marta a entrado a razón. al menos es un buen comienzo que quiera conocer a Dorotea.
Haber que tal resulta el encuentro.
Un besote ;_)

Pilar Cabero 15 de abril de 2010, 16:33  

¡¡¡Sí, Anna!!!
Eso espero, eso espero.
Besitos

Victoria Rodríguez 15 de abril de 2010, 19:05  

Qué alegría, por fin una buena noticia para Darío. A ver si Dorotea se sabe ganar el corazón de MArta y ya no le pone ninguna pega.

Un besazo

Pilar Cabero 15 de abril de 2010, 19:41  

Eso espero, Victoria. Merece ser feliz.
Besitos

Ana Iturgaiz 15 de abril de 2010, 21:35  

Y es que la primavera es genial para los amores maduros.

Maria 15 de abril de 2010, 21:48  

Me he leido esta historia de un libro romantico,siendo él el protagonista y solo puedo decirte.

Genial,nunca habia leido algo igual jejejee,me he reido,me he emocionado y me he creido esa historia.

Poco he leido tuyo,Pilar....A traves del Tiempo,me parecio una historia atrayente,atractiva y fenomenalmente elaborada,tanto por los sucesos como por las descripciones,que aunque la historia de amor no la considere muy atractiva,no desmerecio la aventura q fue al leerlo.

En ese entonces no tenia blog y no lo reseñe,pero el fin de semana pasado cayo en mis manos la antologia Dr.Jekill y Mr. Hyde,tu eras de unas de las autoras y me parecio su lectura fantastica....Me lei de una sentada todas las historias,cada una relato de forma diferente el extraño caso de este hombre.....
Sabes si en esa jornada de Novela Romantica,salio otra antologia?

Un saludo

Pilar Cabero 15 de abril de 2010, 22:10  

Ay, Ana, la primavera es genial para todo tipo de amores ^.^
Besitos

Pilar Cabero 15 de abril de 2010, 22:23  

Hola María, me alegra que te guste las Memorias. Este libro parlanchín me vuelve loca.
En A través del tiempo me centré más en la parte de aventura que en la romántica, mea culpa.
Tanto Tiempo de hechizos como Asedio al corazón se centran más en los protagonistas.
De momento sólo ha salido un libro de Antologías.
A ver si se hacen más.
Besitos

espartana 16 de abril de 2010, 13:20  

Lástima que Darío ya haya encontrado a Dorotea porque tengo una abuela en casa a la que no le vendría nada mal experimentar los placeres del amor maduro.
Y por cierto, ¡no hay forma de pillar ese libro romántico en la biblioteca! Siempre anda prestado. Y yo que tenía intención de cogerlo por banda y hacerle un tercer grado para que me contara todos los detalles de esta historia que me tiene enganchada...

Pilar Cabero 16 de abril de 2010, 13:33  

Espartana, cielo, sé que Darío tiene algunos amigos solteros que se pasan por la biblioteca. Tal vez alguno de ellos se interese por tu abuela. Todo es cuestión de presentarles.
Me han dicho que es uno de los libros más prestados y conseguirlo es bastante díficil. Ten paciencia, un día de estos estará a tu alcance.
Besitos

Ángeles Ibirika 17 de abril de 2010, 15:37  

¡Bueno!, parece que las cosas van cambiando de color ¡jeje! Y es que no hay nada como el amor, y, que se sepa, no es exclusivo de ninguna edad concreta. ¡Menos mal! ¡jejeje!

Laura. Si consigues el libros déjamelo algún ratito. Seguro que sabe mucho, pero no solo de esta historia. ¡Imagina cuántas cosas debe ver desde su lomo!

Besos, preciosa pilar.

Pilar Cabero 18 de abril de 2010, 12:39  

Tienes razón, Ángeles, para el amor no hay edad.
Uf, no quieras saber cuantas cosas sabe este libro parlanchín.
El día que hable... ¡madre mía!
Besitos

Amber lake 19 de abril de 2010, 20:42  

Deja que hable todo lo que quiera que somos muy cotillas; seguro que no nos aburre.

Pilar Cabero 19 de abril de 2010, 20:49  

Amber, cariño, no le des cuerda, que eso es lo que quiere y si se pone a hablar...
Nada, deja que vaya poco a poco.
Besitos

Pilar Cabero - escritora

Pilar Cabero - escritora
Bienvenida amable lectora y también a ti, lector, a mi humilde casa. Elige un sitio para sentarte y ponte lo más cómodo posible. Sí, ese de ahí está bien. Deja las prisas fuera y disfruta del momento. Puedes quitarte los zapatos y arrellanarte en el sofá. Si tienes paciencia y esperas un poco, pondré algo de música para ambientar. Espero que pases un rato agradable y siéntete como en tu casa.

Puedes escribirme en: correo
Gracias por tu visita.

Traductor (Translate)