Marta

¡Tengo noticias!

Ayer me sorprendió la llegada de la hija de Darío.

Desde su divorcio apenas había venido por la biblioteca y si lo hacía era para ir derecha a los libros de leyes o los de autoayuda.

Por eso, cuando se dirigió a la sección de novela, me quedé pasmado.

Tengo que decir que al principio pareció dudar, como si hubiera perdido la práctica o no se atreviera a mirar las novelas.

Luego, la vi inspirar y empezar a ojear desde la balda de la “A”.

Para cuando llegó a la letra “C”, yo estaba muy nervioso y era incapaz de lograr que mis hojas se comportasen.

—La promesa, María Celada —dijo en un susurro.

¡Por Cervantes, ese soy yo!

Mis caracteres estaban tan alborotadísimos que, por un momento, pensé que se caerían de mis páginas como si fueran confeti.

Sentí en el lomo sus dedos trémulos al sacarme de mi hueco. Leyó mi sinopsis con avidez y con un suspiro me abrazó junto a su pecho.

¡Me iba a llevar!

Os podéis imaginar la impresión. Hube de llamar al orden a la tinta, que empezaba a licuarse de placer. ¡Ese decoro, por favor!

Marta (sé que se llama así porque lo dijo una de las bibliotecarias) se llevó dos novelas más.

Ahora estoy en su casa, esperando impaciente a que me lea y pendiente de todo lo que ocurra aquí.

Ya os contaré más otro día.

Hasta otra

¡Ah, lo olvidaba! ¡Feliz día del padre!

Todos los derechos reservados©

12 comentarios:

Noelia A. 19 de marzo de 2010, 13:29  

Feliz día del padre!! Ains... al final no nos has contado que pasa con Darío y su compañera! jopetas...

Pilar Cabero 19 de marzo de 2010, 13:38  

Es cierto, Noelia, pero espero que nos lo cuente pronto.
Feliz día del padre.
Besitos

Doña María 19 de marzo de 2010, 17:00  

"Hube de llamar al orden a la tinta, que empezaba a licuarse de placer."
Si este bribón es capaz de soltar perlas semejantes, ¿qué maravillas esconderá entre sus páginas? ¿Me dejaría echarle un ojo a sus "entretelas" y fisgar bajo sus lomos?
Voy a reservarlo y cuando Marta lo devuelva me lo llevo a mi casita. Así podré enterarme la primera de qué se cuece entre Darío y Dorotea.
Un abrazo, Pilar

Pilar Cabero 19 de marzo de 2010, 17:35  

Doña María, estoy segura de que el libro estará encantado de mostrarle sus entretelas.
Ya nos contará qué le parece.
Besitos

Anna 19 de marzo de 2010, 17:55  

¡¡feliz día del padre!! yo por desgracia ya no puedo disfrutar de el.
Bonita entrada. Aun nos queda la curiosidad por saber mas de la historia.
Un beso

Pilar Cabero 19 de marzo de 2010, 18:06  

Lo siento mucho, Anna.
Yo tampoco puedo hacerlo, así que te comprendo perfectamente.
Besitos

Victoria Rodríguez 19 de marzo de 2010, 18:51  

¡Uy, qué bien! Este libro tendrá ahora muchas cosas interesantes que contarnos. Espero que esté atento y no se pierda nada de lo que le ocurra a Marta...

Un besazo y feliz día del padre

Pilar Cabero 19 de marzo de 2010, 20:40  

¡Sí! Digamos que está en casa del enemogo ;P
A ver qué nos cuenta.
Besitos

Lhyn 21 de marzo de 2010, 22:37  

¡Ay, que la hija se llama igual que yo! XDDDD
¡En qué punto más interesante se ha quedado! Que ganas de que sigas *se muerde las uñas*

Ah, por cierto, en mi blog tienes un premio para recoger ;)

Pilar Cabero 22 de marzo de 2010, 0:09  

Muchas gracias por el premio, Marta.
Es un honor y espero no defraudarte.
Besitos

Jo Grass 23 de marzo de 2010, 12:42  

Mis más sinceras felicitaciones. Absolutamente merecido el premio. Pasar el testigo a Doña María me parece un excelente relevo.
Besos

Pilar Cabero 23 de marzo de 2010, 12:46  

Muchas gracias, Jo.
Sí, yo también lo pienso.
Besitos

Pilar Cabero - escritora

Pilar Cabero - escritora
Bienvenida amable lectora y también a ti, lector, a mi humilde casa. Elige un sitio para sentarte y ponte lo más cómodo posible. Sí, ese de ahí está bien. Deja las prisas fuera y disfruta del momento. Puedes quitarte los zapatos y arrellanarte en el sofá. Si tienes paciencia y esperas un poco, pondré algo de música para ambientar. Espero que pases un rato agradable y siéntete como en tu casa.

Puedes escribirme en: correo
Gracias por tu visita.

Traductor (Translate)