Algo hay


Pues sí. No hay quién me lo quite de la tinta.

Entre Darío y Dorotea hay algo.

Ya les han visto varias veces junto a la maquina de café. Incluso ayer llegaron juntos a la biblioteca.

Vale, eso no quiere decir nada.

O tal vez diga mucho.

¿Es casualidad o habían quedado en llegar a esa hora? Convendréis conmigo en que hay una diferencia importante entre una cosa u otra.

Yo me inclino por lo segundo: quedaron a esa hora.

Poco a poco se han convertido en mis ancianos favoritos y, cada mañana, procuro estar pendiente de ellos. ¡¡¡Hasta he llegado a desear que no me prestasen para seguir espiando sus movimientos!!!

No me reconozco a mí mismo.

Vosotros pensaríais lo mismo que yo si hubierais visto las miradas tiernas que se dedican el uno al otro.

No; no son invenciones mías. Los he visto. ¡De verdad! No os miento. Se miran cuando creen que nadie se fija en ellos.

Ay, se me esponjan las hojas ante el amor. ¿Qué queréis? Soy un sentimental.

Los demás libros no me creen, pues piensan que dado mi interior tan romántico, no soy capaz de pensar en otra cosa. ¡Ilusos!

En mi interior hay mucho más que besos y abrazos. Entre mis protagonistas también hay odio, recelo, venganza… ¡Si lo sabré yo! Vamos, que no se matan de milagro.

Por eso, aunque mis compañeros no lo crean, mi sabiduría alcanza más allá del cariño.

El tiempo me dará la razón. Ya lo veréis.

Cualquier día de estos, ellos mismos lo verán igual que yo.

¡Ah! Estoy deseando que llegue mañana para seguir vigilando el nacimiento de este amor maduro.

Hasta otra.

Todos los derechos reservados©

17 comentarios:

Jo Grass 27 de enero de 2010, 12:27  

¡Me encanta este libro curioso, voyeur y profundamente sentimental!
Espero la siguiente entrega...

Un abrazo

espartana 27 de enero de 2010, 12:30  

"Ay, se me esponjan las hojas ante el amor"

Ja, ja, ja, ja, ja... Pilar, qué libro más genial. Él me tiene enganchada, Darío y Dorotea me tienen engachada y tú me tienes enganchada.

Un beso

Pilar Cabero 27 de enero de 2010, 12:34  

Vaya, gracias, cielo.
No eres la única a la que ha enganchado este libro. Yo soy la primera adicta a él, jajajaja
Besitos

Pilar Cabero 27 de enero de 2010, 12:37  

Gracias, Jo.
Imagino que con lo fascinado que está con la historia de los ancianos, no tardará en contarnos más cosas.
Besitos

Victoria Rodríguez 27 de enero de 2010, 15:21  

¡Este libro tan romanticón nos está conquistanto poco a poco! Ay, que se emociona con la parejita de ancianos y quiere saber más... Nosotras también, Pilar. Dile a ese libro que nos cuente más cosas...

Pilar Cabero 27 de enero de 2010, 15:24  

Gracias, Victoria. Sin duda, se lo diré. Yo también tengo ganas de saber qué les va sucediendo.
Besitos

Ángeles Ibirika 27 de enero de 2010, 16:03  

¡Si al final acaberemos enamoradas de este libro tan chismosillo y tierno! ¡jejeje!

¡Qué bonito es el amor, para el que no existe ni edad ni condición!

Un abrazo, preciosa.

Pilar Cabero 27 de enero de 2010, 16:06  

No me extrañaría nada, Ángeles. Yo ya estoy algo chiflada con él.
Besitos

Noelia Amarillo 27 de enero de 2010, 17:45  

Pilar!! a cada entrega que pasa, me gustan mas las memorias de este "libro" tan particular... y me hacen pensar (yo que soy tan cobarde e imaginativa) releches... y si mis libros, los que están en mis estanterías están viendo mi día a día como si de Gran Hermano se tratara... ay dios... lo que podrían contar!!

Niña sigue así que te está quedando maravilloso.

1 besote

Noelia.

Pdta. ya no se me escapa ninguno mas... jejeje

Anónimo 27 de enero de 2010, 17:54  

a mi también me ha gustado mucho Pilar, me parece genial y muy entretenido, en el fondo un libro tiene que tener de todo. por cierto ha añadido algunas entradas en mi blog, ya sabes donde estoy. un saludo guapa!!! Anna.

Pilar Cabero 27 de enero de 2010, 18:07  

Ay, Noelia, si los libros de nuestras estanterías hablaran... ¡Madre mía! ¡Cuántas cosas podrían decir!
Mejor que se estén calladitos, jajaja

Anna, sigue escribiendo y, sobre todo, lee mucho. Es un buen consejo que me dieron a mí.
Besitos

AMAIA 28 de enero de 2010, 16:41  

hola Pilar, Como ya te dije una vez me encanta todo lo que cuenta este libro. ¡No tiene desperdicio!. Hoy me he acordado de ti porque he visto tu libro en bilintx. Muxus, Amaia

Pilar Cabero 28 de enero de 2010, 20:44  

Amaiaaaaaaa, hola, cariño.
¿Lo has visto allí? ¡Estupendo!
A ver si quedamos algún día.
Besitos

Amber lake 31 de enero de 2010, 2:15  

Este simpático libro tiene alma de celestino, Pilar. En cuanto te descuides se pone a unir parejas. Miedo me da cuando llegue San Valentín ;)

Un besito

Pilar Cabero 31 de enero de 2010, 12:29  

Amber, cielo, no le des ideas... que a saber por donde nos sale.
Besitos

Nieves 8 de febrero de 2010, 20:22  

Es fascinante la imaginación que tienes, Pilar.
Me encanta este libro curioso que está pendiente de los ancianos.
Me he leído los tres trocitos de una vez y me han encantado.

Un beso

Pilar Cabero 8 de febrero de 2010, 20:52  

¡¡¡Muchas gracias, Nieves!!!
Viniendo de alguien que escribe como tú, es todo un halago.
Besitos

Pilar Cabero - escritora

Pilar Cabero - escritora
Bienvenida amable lectora y también a ti, lector, a mi humilde casa. Elige un sitio para sentarte y ponte lo más cómodo posible. Sí, ese de ahí está bien. Deja las prisas fuera y disfruta del momento. Puedes quitarte los zapatos y arrellanarte en el sofá. Si tienes paciencia y esperas un poco, pondré algo de música para ambientar. Espero que pases un rato agradable y siéntete como en tu casa.

Puedes escribirme en: correo
Gracias por tu visita.

Traductor (Translate)