¡Qué calor!

Nunca pensé que lo diría. Sí, no os lo vais a creer después de pediros en tantas ocasiones que me saquéis de la biblioteca; que me llevéis a vuestras casas para leer cada una de mis páginas.

Sí, lo sé: he sido muy pesado con eso.

Pero ahora, os pido todo lo contrario: ¡Por favor, por favor, dejadme unos días en mi balda!

¿Por qué? Muy sencillo: hace mucho, pero mucho calor. Estoy que me deshago. Mis caracteres se licuan y temo que en cualquier momento terminaré sobre cualquier superficie, convertido en una masa informe de celulosa y tinta. Al menos aquí, hay aire acondicionado y se está muy fresquito.

Los últimos días los he pasado en la playa. ¿Os hacéis una idea de mi sufrimiento?

Entre mis preciadas hojas tengo arena y restos de bronceador factor 50. Algunas páginas están abarquilladas por el agua y mi portada empieza a cuartearse por el sol inclemente, pues a mi lectora se le olvidó ponerme a la sombra.

¡¡¡¡Yo ni quiero ni necesito ponerme moreno!!!!

Siento gritaros, pero es que estoy agobiado por este maltrato.

Esta mañana me han devuelto a mi balda y durante un buen rato no he podido decir nada a mis compañeros. Me he limitado a sacudir mis hojas para librarme de la molesta y abrasiva arena y a refrescarme con la temperatura tan agradable que hay en el recinto.

Por lo que me han contado mis compañeros, debo estar agradecido. He tenido mucha suerte de terminar con algunas heridas superficiales. Uno de la sección de novela negra ha acabado sus días en el reciclaje.

Descanse en paz, el pobrecito.

Un lector lo había metido en la mochila junto a una botella de agua, el chofer del autobús ha tenido que frenar de golpe y… ¿os lo imagináis? Pues eso, se ha roto la botella y el pobre libro ha terminado ahogado sin posibilidad de recuperación.

Comprendo que ha sido un accidente, pero me duele igual.

En fin, no quiero agobiaros aun más en un día de tanto calor.

Sólo un instante para recordaros que si pensáis ir a la playa… no llevéis un libro, a menos que lo vayáis a tratar bien.

Hasta pronto.

Todos los derechos reservados©

6 comentarios:

Nieves Hidalgo 4 de julio de 2009, 0:08  

Un beso grande, Pilar y un montón de suerte con el libro. Seguro que es un éxito.

Pilar Cabero 4 de julio de 2009, 0:27  

¡¡¡Muchas gracias, cielo!!!
Espero su lectura haga pasar un buen rato.
Besitos

AiKo 17 de julio de 2009, 21:22  

Que tengas mucha suerte con los libros. Los dos tienen una pinta maravillosa, el argumento merece la pena.
Me gustaría poder comentarte un proyecto que hemos comenzado en la web www.yoleora.com, si te interesa entra en mi perfil, y mándame un e-mail.
Lo dicho Enhorabuena :)

Pilar Cabero 17 de julio de 2009, 22:47  

Muchas gracias, Aiko.
Te mando un mail.
Besitos

AutoRa* 17 de agosto de 2009, 23:21  

Dios, hoy he pensado en mi libro gracias a este que nos relata su vida. Que mal me he sentido cuando le han caido esos granitos de arena. ¡Nunca más a la playa! Bueno, espero verte prontito por mi blog, http://myfairieworld.blogspot.com/ Besitos.

Pilar Cabero 18 de agosto de 2009, 0:15  

Jajajaja
Pobrecita, a ver si esta noche no puedes dormir de remordimientos ;-P
Seguro que has tenido cuidado y no ha sido para tanto.
Sí, no te preocupes que me pasaré por tu blog.
Besitos

Pilar Cabero - escritora

Pilar Cabero - escritora
Bienvenida amable lectora y también a ti, lector, a mi humilde casa. Elige un sitio para sentarte y ponte lo más cómodo posible. Sí, ese de ahí está bien. Deja las prisas fuera y disfruta del momento. Puedes quitarte los zapatos y arrellanarte en el sofá. Si tienes paciencia y esperas un poco, pondré algo de música para ambientar. Espero que pases un rato agradable y siéntete como en tu casa.

Puedes escribirme en: correo
Gracias por tu visita.

Traductor (Translate)