Para Amaia

Hoy por fin se ha sabido. La noticia llevaba planeando por encima de las baldas durante las últimas semanas, pero no queríamos hacerle caso. Ahora ya no hay manera de eludirla: Amaia se marcha. Sí, se va a trabajar a otra biblioteca.

Sé que deberíamos alegrarnos por ella, y en el fondo lo hacemos (no penséis que somos tan desalmados), aunque eso no hace menos triste su marcha. Tenemos nuestro corazoncito. Sí, latiendo entre tinta y celulosa.

Ella es una estupenda bibliotecaria, de las que hay pocas. Y no es porque yo lo diga, es una opinión generalizada entre todos los volúmenes que componemos el fondo de esta biblioteca. Sobre todo para nosotros, las novelas románticas. De todos es bien sabida su afición por el género. ¡Madre mía, anda que no nos ha recomendado veces! ¡Con qué cariño habla de nuestros argumentos con los lectores y las lectoras!

Ay, me emociono tanto que hasta me tiemblan las hojas. Vaya, no quiero llorar. Debo aguantar con estoicismo. Si lloro se me diluirán los caracteres y terminarán formado un charco negro en la balda.

Snif… No… no os podéis imaginar… lo duro que es esto. Snif… ¡Qué… qué difícil mantener el tipo!

¡Basta! Deja de compadecerte y levanta el ánimo. Ese lomo bien derecho, las hojas apretadas. ¡Eso es! ¡Que no te vea llorar! ¿Acaso quieres que se vaya con pena?

No… no, desde luego que no lo quiero.

Dadme un minuto, por favor.

Ay, parece que se me pasa.

Os pido perdón. Uno es un tanto sensible para estas cosas.

Espero que en su nuevo trabajo sea feliz y que disfrute muchísimo. Nosotros, desde aquí la echaremos de menos.

Amaia, no nos olvides y haznos alguna visita de vez en cuando.

Para terminar, sólo me resta decir una cosa a los afortunados ejemplares que estarán a partir de ahora en sus manos:

—¡¡¡No sabéis cuánto os envidio, puñeteros!!!

Hasta pronto.

Todos los derechos reservados©

8 comentarios:

AMAIA 22 de abril de 2009, 16:51  

Hola preciosa, me ha gustado muchisimo, aunque me has hecho llorar. Aun y todo vamos a seguir viendonos, alguna vez puede que en persona, pero virtualmemte casi a diario pues soy una seguidora fiel de tu blog y una de las más fervientes seguidoras de las memorias de ese libro romantico que tan buenos momentos nos hace pasar.

Pilar Cabero 22 de abril de 2009, 17:00  

Me alegra saber que te ha gustado.
Nuestro querido libro no ha dicho más que lo que piensan (estoy segura) todos los libros de la biblioteca.
Te vamos a echar de menos.
Besitos.

Ayr 24 de abril de 2009, 12:20  

Pilar:

¡Es genial! Me ha encantado este post especialmente.

Pilar Cabero 24 de abril de 2009, 12:24  

Me alegro mucho, cielo.
Es que Amaia no se merece menos.
Besitos.

· Alba · 6 de mayo de 2009, 23:43  

Hola, Pilar ;)

Hace unos meses leí tu novela y me encantó ^O^!!
Aunque ese tiempo de separción, qué dolor me diooo *O* Eso sí, un final perfecto, con alguna lagrimilla :P
Besos y ojalá haya más!!

Pilar Cabero 7 de mayo de 2009, 9:43  

Ay, Alba, me alegro mucho de que te gustara.
Pronto podrás disfrutar con la historia de Yago ^o^
Gracias por visitarme.
Besitos.

Dama_Blanca 9 de mayo de 2009, 23:11  

Hay Pilarica mia, que tristura me ha entrado con tan triste y sentida despedida.... Pero bueno, seguro que ahora haces que mejore el animo de tu marabilloso y romanticon libro y sus memorias se animan ^_^

Porcierto, no se si ya te lo he dicho, pero ya he leido "A través del tiempo" y me ha encantado!! Es una novela preciosa con la que no me he aburrido nada; pero que sepas que me hizo llorar lo suyo eh? jeje.

Mil besazos y ojalá pronto pueda leer más de ti!! ^_^

Pilar Cabero 10 de mayo de 2009, 11:37  

Gracias, cielo.
La verdad es que el libro está un poco triste. Compréndelo, su bibliotecaria favorita se marcha.
Supongo que en unos días se le pasará.
Voy a ver si me paso por allí y lo tomo prestado. Seguro que está deseando que alguien le acaricie las hojas.

Me alegro que te gustara A través del tiempo y siento que te hiciera llorar.

Gracias por la visita.
Besitos.

Pilar Cabero - escritora

Pilar Cabero - escritora
Bienvenida amable lectora y también a ti, lector, a mi humilde casa. Elige un sitio para sentarte y ponte lo más cómodo posible. Sí, ese de ahí está bien. Deja las prisas fuera y disfruta del momento. Puedes quitarte los zapatos y arrellanarte en el sofá. Si tienes paciencia y esperas un poco, pondré algo de música para ambientar. Espero que pases un rato agradable y siéntete como en tu casa.

Puedes escribirme en: correo
Gracias por tu visita.

Traductor (Translate)