Me forran, qué le voy a hacer... Memorias de un libro romántico.


Ya os he hablado de que mi portada es un poco… ¿cómo diríamos? Un poco subida de tono. Hay una pareja en actitud amorosa, por decirlo de una manera sutil. A mí más bien me parece que ella está que se deshace de gusto. Claro, que con el hombre que tiene al lado… pues cómo para no hacerlo.
Lo sé por lo que dicen las lectoras, que a mí, los hombres, ni fu ni fa. Ya sabéis que los que me ponen son los libros de cuero repujado que…
Vale, que me lanzo y ya no paro. Ay, esperad un momento que me acomodé los caracteres que se han puesto nerviosos al mencionar el cuero.
¡Ya está! ¿Por dónde iba? Ah, sí, las portadas…
Lo cierto es que muy pocas veces mi portada ha visto la luz de la calle. Generalmente me forran. Parece que les da vergüenza que les vean conmigo en las manos cuando van en el autobús, en el metro, en el tren… ¿Qué pensaran los demás si me ven con esto? Seguro que se preguntan.
Así que yo termino forradito.
Unas veces se esmeran en buscar un papel bonito. Como si fueran a envolverme para regalo. Me han vestido con papeles de flores, ositos de peluche, corazones; con papeles de un solo color; brillantes.
En otras ocasiones, se han limitado a cubrir mi explosiva portada con papel de periódico, que luego les mancha las manos de tinta y terminan tiznando mis páginas.
Hay gente muy desconsiderada.
No voy a decir que páginas en concreto han utilizado, porque han sido de todas. He pasado por deportes, anuncios por palabras (hay que ver cómo andan los pisos), la sección internacional y hasta las necrológicas. Que digo yo, ¿no habrá páginas más alegres?
El papel couché de las revistas del corazón también ha servido para ocultarme. Así que he paseado cubierto por los rostros de todo famoso que pulula por ahí.
Tengo que decir que últimamente me forran menos. ¿Será que han perdido la vergüenza a que les vean conmigo en las manos? o que, como cada vez son más las y los que leen novela romántica, ¿eso les da valor para no ocultarme?
En cualquier caso, forrado o sin forrar: ¡Por favor, leedme!
Todos los derechos reservados©

6 comentarios:

Aguamarina28 12 de diciembre de 2008, 22:02  

Pobre libro!!!
Confieso que he forrado alguno, pero hace tiempo que no lo hago, ya me da lo mismo que diga la gente de lo que leo o dejo de leer.

erraol 14 de diciembre de 2008, 0:59  

Yo sigo forrando mis libros, no puedo con las portadas me producen urticaria

Pilar Cabero 14 de diciembre de 2008, 12:15  

Creo que el problema no es forrarlo, es con qué se forra, jajaja
Besitos.

María José 18 de diciembre de 2008, 0:06  

Pilar...yo lo que forro son los ensayos y los libros sesudos. Me da palo que me vean leyéndolos en el autobús... Los de ocio y entretenimiento, vamos, esos los voy luciendo tan tranquilamente. De todos modos la portada de "a través del tiempo" estaba muy bien... ¿ya sabemos cual será la de tu nuevo libro?
:)

Pilar Cabero 18 de diciembre de 2008, 15:27  

Jajaja, Maria José no corras tanto. Aún no lo he terminado de corregir.
Pero seguro que será tan fantástica como la de A través del tiempo.
He colgado la sinopsis de Tiempo de hechizos para ir abriendo boca.
Besitos.

Lhyn 19 de diciembre de 2008, 1:32  

Oh, me encantan estas "Memorias de un libro romántico", es buenisimo!
Sigue con ellas, disfruto muchisimo leyéndolas.

Besetes

Pilar Cabero - escritora

Pilar Cabero - escritora
Bienvenida amable lectora y también a ti, lector, a mi humilde casa. Elige un sitio para sentarte y ponte lo más cómodo posible. Sí, ese de ahí está bien. Deja las prisas fuera y disfruta del momento. Puedes quitarte los zapatos y arrellanarte en el sofá. Si tienes paciencia y esperas un poco, pondré algo de música para ambientar. Espero que pases un rato agradable y siéntete como en tu casa.

Puedes escribirme en: correo
Gracias por tu visita.

Traductor (Translate)