Otro día más. Continuación de Memorias de un libro romántico.

Hace tres días que no salgo de la biblioteca. Setenta y dos horas. Cuatro mil trescientos veinte minutos…
Vale, me callo, ya lo habéis pillado.
Pero es que debéis entender lo largo que se me hace estar aquí sin nadie que te peine las hojas o que te lea. Que te lleve en el autobús…
Hoy no le haría ascos ni a que me leyeran en el baño.
Sí, he perdido mi orgullo. Es lo que hace la necesidad.
Ay, cuánto envidio a ese nuevo que ha llegado hace muy poco y que no lo dejan parar. Claro que las chicas de la biblioteca lo ponen en el expositor de las novedades y cada vez que llega alguien se lo lleva. ¡Me han dicho que tiene cinco reservas! ¡Quién las pillara!
Ya sé que pensaréis que yo también tuve mis días de gloria, pero no es así. Cuando a mí me editaron, allá a principios del 2000, las novelas románticas apenas se dejaban ver por las bibliotecas, así que cuando me trajeron todo nuevo y oliendo a tinta por todas mis hojas, no me pusieron como era de esperar en el expositor de novedades. No, a mí me colocaron en la balda de la C.
Ahora que parece que las lectoras y los lectores no se avergüenzan de leer novela romántica, nos están poniendo en ese expositor y debo confesar que es como recibir un premio. Estás en primera fila y apenas te da tiempo a acomodar tus caracteres en el lugar, cuando alguien te coge y te lleva a su casa.
En fin, tendré que tener paciencia. Esta noche le pediré a los libros de la sección de autoayuda que me echen unas hojas para ver si lo consigo.
Ay, que viene alguien… Sí, es un hombre que ha empezado hace poco a leer romántica y de momento sólo se lleva los que tienen una portada menos sugerente que la mía. Me ha cogido en varias ocasiones y le he oído suspirar con mi argumento, pero después me deja en la balda con cara de pena. No se atreve a que le vean leyéndome.
¡Ya está aquí y me ha cogido!
¡Por Gutenberg, no me dejes hoy que estoy muy necesitado!
Le noto las ganas que tiene de leerme. Lo sé por el modo en que me sujeta, apretándome como si no quisiera soltarme. ¿Será hoy?
¡Síííííí…! ¡Me llevaaaaaa!
Chicas, chicos, el próximo día os cuento más. En estos momentos soy incapaz de pensar y bastante tengo con conseguir que la tinta no se me licue de puro gozo.
Esto es: ¡Orgásmico!
Hasta otra. Todos los derechos reservados ©

2 comentarios:

erraol 23 de noviembre de 2008, 18:17  

Ja,ja genial

Érika 24 de noviembre de 2008, 18:42  

Me apetece estrenar mi paso por tu blog con un gran ¡ENHORABUENA!, así que eso haré:

ENHORABUENA por escribir tan fantásticamente bien como lo haces.

ENHORABUENA por ese libro maravilloso que tienes publicado y por los que vendrán, que, a nadie le cabe duda, serán muchos ;).

ENHORABUENA por el regalo precioso que te ha hecho Eva y que tú has tenido la delicadeza de enseñarnos.

ENHORABUENA por haber abierto un blog único en su especie, que espero nos siga acompañando durante mucho tiempo más en la red.

Y, sobre todo, ENHORABUENA por ser una persona aún más increíble de lo que eres como autora.

Mil besos de Érika/Carla/Kaia/Olympia (a partir de ahora pongo todos mis nombres para no inducir a equívocos, jeje).

Pilar Cabero - escritora

Pilar Cabero - escritora
Bienvenida amable lectora y también a ti, lector, a mi humilde casa. Elige un sitio para sentarte y ponte lo más cómodo posible. Sí, ese de ahí está bien. Deja las prisas fuera y disfruta del momento. Puedes quitarte los zapatos y arrellanarte en el sofá. Si tienes paciencia y esperas un poco, pondré algo de música para ambientar. Espero que pases un rato agradable y siéntete como en tu casa.

Puedes escribirme en: correo
Gracias por tu visita.

Traductor (Translate)